Imagen
 
PRINCIPADO DE NAVAZA | GEOGRAFIA | DESCUBRIMIENTO DE NAVAZA | HISTORIA | TITULOS DE SOBERANIA | CONFIRMACION DE SOBERANIA E INDEPENDENCIA | CONSTITUCION POLITICA| GOBIERNO | EDICTOS Y PUBLICACIONES
 
CONFIRMACION DE SOBERANIA E INDEPENDENCIA

   
 
Imagen
ACTA DE CONFIRMACION DE LA SOBERANIA DEL PUEBLO DE COLOMBIA SOBRE LA ISLA DE NAVAZA Y DECLARACION DE INDEPENDENCIA PARA LA CONSTITUCION DEL ESTADO DE NAVAZA.

En Santa Fe de Bogota, capital de la República de Colombia, antiguo Nuevo Reino de Granada, a los doce días del mes de octubre de 2005, reunidos en sesión especial y extraordinaria, diversos y connotados nacionales y ciudadanos colombianos, provenientes de diversas regiones de la geografía nacional colombiana e invocando tales condiciones, en ejercicio legítimo y directo del derecho constitucional consagrado en el artículo 3º de la Constitución Política de Colombia que manifiesta: “La soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público, El pueblo la ejerce en forma directa o por medio de sus representantes, en los términos que la Constitución establece”; y basados en las normas derecho internacional público, especialmente las referidas a la libre autodeterminación de los pueblos, así como en los auténticos, únicos y legítimos títulos de soberanía sobre la Isla de Navaza, ubicada en los 18°25' de latitud Norte y 75°02' de longitud Oeste en el Mar Caribe, derivados de la Ley 8ª, Titulo XV, del Libro II de las Leyes de Indias, constituida originariamente por Real Cédula del Rey Carlos I de España (Emperador Carlos V) en 1.549, mediante la cual se dispuso la creación de la Real Audiencia y Chancillería Real de Santa Fe en el Nuevo Reino de Granada y determinó su jurisdicción administrativa y judicial, que a su tenor literal prescribe:

“Ley viii. Audiencia y Chancilleria Real de Santa Fé en el Nuevo Reyno de Granada.

En Santa Fé de Bogotá de el Nuevo Reyno de Granada resida otra nuestra Audiencia y Chancilleria Real, con vn Presidente, Governador y Capitan General: cinco Oidores, que tambien sean Alcaldes de el Crimen: vn Fiscal: vn Alguazil mayor: vn Teniente de Gran Chanciller, y los demás Ministros y Oficiales necessarios, y tengan por distrito las Provincias del Nuevo Reyno, y las de Santa Marta, Rio de San Iuan, y Popayan, excepto los lugares, que de ella están señalados á la Real Audiencia de Quito, y de la Guayana, ó Dorado, tenga lo que no fuere de la Audiencia de la Española, y toda la Provincia de Cartagena, partiendo terminos: por el Mediodia con la dicha Audiencia de Quito, y tierras no descubiertas: por el Poniente, y por el Septentrion con el Mar del Norte, y Provincias que pertenecen á la Real Audiencia de la Española: y por el Poniente con la de Tierrafirme. Y mandamos, que el Governador y Capitan General de las dichas provincias, y Presidente de la Real Audiencia de ella, tenga, vse y exzerca por si solo la governacion de todo el distrito de aquella Audiencia, assi como le tienen nuestros Virreyes de la Nueva Esspaña, y provea los repartimientos de Indios, y otros Oficios, que se huvieren de proveer, y despache todas las cosas y negocios, que fueren de el govierno, y los Oidores de la dicha Audiencia no se entrometan en lo que á esto tocare, y todos firmen lo que en justicia se proveyere, senteciare y despachare.”
Y con base en los siguientes hechos y circunstancias:

1º.- Que habiéndose convocado por legítimo medio de comunicación al Pueblo de Colombia, como es la Internet, manifestaron su interés de participar como reclamantes de este legítimo derecho los suscribientes de la presente manifestación, asumiendo por ende su representación.

2º.- El Pueblo de Colombia ostenta la soberanía de la Nación colombiana y por tanto sobre todo el territorio nacional.

3º.- Que con base en ese legítimo derecho le asiste única y exclusivamente al Pueblo de Colombia el derecho sobre la Isla de Navaza.

4º.- Que la República de Colombia es la forma de gobierno y expresión estatal delegada que emana del Pueblo de Colombia, conforme así lo determina el artículo 6º de la Constitución Política de Colombia, con base en la soberanía que corresponde primariamente a este.

5º.- Que el gobierno de Colombia desconociendo el sentir auténtico del Pueblo de Colombia y sus legítimos derechos suscribió el Tratado sobre delimitación Marítima entre la República de Colombia y Jamaica el 12 de noviembre de 1993, fijando una frontera marítima adoptada desde diversos puntos, entre ellos los puntos: Lat. 14º 05’ 00” – Long. 74º 40’ 00” y Lat. 14º 44’ 10 – Long. 74º 30 50”, concediendo de este modo a una nación extranjera derechos sobre la zona económica exclusiva y segregando del territorio nacional colombiano el territorio insular de Navaza

6º.- No obstante lo anterior el Pueblo de Colombia jamás ha reconocido directamente ni a través de sus representantes soberanía o potestad alguna sobre la Isla de Navaza, como tampoco renunciado a los legítimos derechos que le asisten sobre aquella.

7º.- Que la República de Haití en su Constitución Nacional de 1.987, artículo 8º, sin contar siquiera con límites reconocidos entre esta nación y su vecina Jamaica, y desconociendo el contenido de Tratado de Delimitación de las Áreas Marinas y Submarinas de la República de Colombia, y la Zona Marítima Exclusiva y la Plataforma Continental de la República de Haití, que establece la demarcación entre estos dos países mediante una línea recta trazada entre los puntos Lat. 14º 44’ 10” - Long. 74º 30’ 50” y Lat. 15º 02’ 00” – Long. 73º 27’ 30”, proclamo a título unilateral y carente de justificación alguna como parte de su territorio la Isla de Navaza.
8º.- Que los Estados Unidos de Norteamérica a instancias del interés personal e individual del ciudadano estadounidense Peter Duncan y con base en Acta de las Islas Guaneras, del 18 de agosto de 1856 (Títle 48 American Code), unilateralmente declaró la ocupación y posesión el 31 de octubre de 1858 sobre el territorio de la Isla de Navaza a efectos de autorizar la explotación del guano en beneficio particular de aquel, rebautizándola como Navassa.

9º.- Que leído el informe de una comisión exploratoria, designada para tales efectos, se encontró que el territorio de la Isla de Navaza completamente deshabitado, como es de público conocimiento, ratificando así el hecho del abandono de la misma por parte de los Estados Unidos de Norteamérica.

10°.- El territorio insular de Navaza ha pertenecido, pertenece y pertenecerá al Pueblo de Colombia.

11º.- Que el Pueblo de Colombia ha tenido, tiene y tendrá legítimos derechos sobre la Isla de Navaza, a los cuales no ha renunciado, renuncia ni renunciará.

12º.- Que por tanto corresponde al Pueblo de Colombia ejercer directamente su soberanía sobre el territorio de la Isla de Navaza.

13º.- Que es voluntad del colectivo aquí reunido, de una parte, reafirmar los derechos de soberanía que la asisten al Pueblo de Colombia sobre la isla de Navaza, junto con todos sus usos, anexidades y costumbres, el subsuelo, el mar territorial, la zona contigua, la plataforma continental, la zona económica exclusiva, el espacio aéreo, el segmento de órbita geoestacionaria y el espectro electromagnético, y de la otra, respetar el principio pacta sunt servanda, contenido de los acuerdos internacionales suscritos por el Estado colombiano con terceros países.

14°.- Que a pesar de la indebida suscripción del Tratado de Delimitación Marítima entre la República de Colombia y Jamaica del 12 de noviembre de 1.993, no desconocemos en manera alguna los aquí suscribientes sus efectos, razón por la cual reconocemos los límites fijados entre la República de Colombia y Jamaica, pero afirmando todos y cada uno de los elementos territoriales de Navaza al norte del límite fijado en dicho tratado, concediendo para ello a Jamaica la posesión de una franja de cien metros contados de manera paralela con relación al mismo.
Imagen
Por todo lo anterior, El Pueblo de Colombia, representado por el colectivo que lo representa, debida y oportunamente convocado e invocando la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos suscrita en Argel el 4 de julio de 1976, que manifiesta:
“Artículo 5º. Todo pueblo tiene el derecho imprescriptible e inalienable a la autodeterminación. El determina su status político con toda libertad y sin ninguna injerencia exterior.”

“Artículo 6º. Todo pueblo tiene el derecho de liberarse de toda dominación colonial o extranjera, directa o indirecta, y de todos los regímenes racistas.”

“Artículo 7º. Todo pueblo tiene derecho a un régimen democrático que represente al conjunto de los ciudadanos, sin distinción de raza, sexo, creencia o color y capaz de asegurar el respeto efectivo de los derechos del hombre y de las libertades fundamentales para todos.”
Así como la Convención de Montevideo sobre derechos y deberes fundamentales de los Estados suscrita en la Séptima Conferencia Panamericana de 1933, e incorporada finalmente en el capítulo III, “Derechos y Deberes fundamentales de los Estados” de la Carta de la Organización de Estados Americanos, que señala:
“Art. 9º. La existencia política del estado es independiente de su reconocimiento por los demás Estados. Aun antes de ser reconocido, el Estado tiene el derecho de defender su integridad e independencia, proveer a su conservación y prosperidad y, por consiguiente, de organizarse como mejor lo entendiere, legislar sobre sus intereses, administrar sus servicios y determinar la jurisdicción y competencia de sus tribunales. El ejercicio de estos derechos no tiene otros límites que el ejercicio de los otros Estados conforme al derecho internacional.”

“Art. 10. El reconocimiento implica que el Estado que lo otorga acepta la personalidad del nuevo Estado con todos los derechos y deberes que para uno y otro determina el derecho internacional.”
Imagen
Libremente acordamos y determinamos que es nuestra voluntad propia y legítima:
I – RECLAMAMOS con base en los derechos derivados de los únicos, auténticos y legítimos títulos de soberanía conferidos por Ley 8ª, Titulo XV, del Libro II de las Leyes de Indias, normas posteriores sobre la materia, y, soportados en los principios de Derecho Internacional Público de la Uti Possidetis Iuris y la Sucesión de Estados. la soberanía total y exclusiva del Pueblo de Colombia sobre la isla de Navaza, ubicada en los 18°25' de latitud Norte y 75°02' de longitud Oeste en el Mar Caribe, junto con todos sus usos, anexidades y costumbres, el subsuelo, el mar territorial, la zona contigua, la plataforma continental, la zona económica exclusiva, el espacio aéreo, el segmento de órbita geoestacionaria y el espectro electromagnético, que le corresponden.

II – MANIFESTAMOS la existencia del Pueblo de Navaza, constituido por los miembros del Pueblo de Colombia que requieran tal condición; y por lo tanto de la Nación de Navaza, siendo sus integrantes nacionales navacenses.
III – CONFIRMAMOS la soberanía del Pueblo de Navaza sobre la Isla de Navaza, ubicada en los 18°25' de latitud Norte y 75°02' de longitud Oeste en el Mar Caribe, junto con todos sus usos, anexidades y costumbres, el subsuelo, el mar territorial, la zona contigua, la plataforma continental, la zona económica exclusiva, el espacio aéreo, el segmento de órbita geoestacionaria y el espectro electromagnético.
IV – PROCLAMAMOS la completa y absoluta independencia de cualesquier estado, nación, o país, existente o por existir del Estado, País o Nación denominado “NAVAZA”, con base geográfica en los 18°25' de latitud Norte y 75°02' de longitud Oeste en el Mar Caribe, junto con todos sus usos, anexidades y costumbres, el subsuelo, el mar territorial, la zona contigua, la plataforma continental, la zona económica exclusiva, el espacio aéreo, el segmento de órbita geoestacionaria y el espectro electromagnético.
V – DECLARAMOS la creación, constitución y existencia de un nuevo Estado sobre la faz de la tierra denominado “ESTADO DE NAVAZA” que contará desde ahora y por siempre con los siguientes atributos territoriales: a) El Territorio insular integrado por la isla de Navaza ubicada en los 18°25' de latitud Norte y 75°02' de longitud Oeste en el Mar Caribe, junto con todos sus usos, anexidades y costumbres, el subsuelo, el mar territorial, la zona contigua, la plataforma continental, la zona económica exclusiva, el espacio aéreo, el segmento de órbita geoestacionaria y el espectro electromagnético. b) El Pueblo integrado por todos y cada uno de los nacionales navacenses y extranjeros debidamente reconocidos por este nuevo estado, c) Una organización jurídico –política establecida a partir de ahora y en más como el nuevo, íntegro, libre y soberano “Estado de Navaza”, constituido por las instituciones y autoridades que sean determinadas para el efecto por una Asamblea Nacional Constituyente, convocada para el efecto.
VI – ASUMIMOS en nombre del Pueblo de Navaza la representación de todos y cada uno de sus nacionales y autorizar la constitución de una forma de gobierno, autónoma e independiente, que será la establecida por una Asamblea Nacional Constituyente, conforme a los eventos que mejor promuevan el bienestar social, la seguridad y el progreso de esta nación, convocada para esos efectos por parte del Gobierno Provisional designado por parte de los aquí suscribientes, el cual deberá decretar, sancionar y promulgar la primera Constitución Política de Navaza e implementar sus instituciones y autoridades, acorde con la misma.

VII – DESCONOCEMOS con efectos erga omnes cualquier pretensión o reclamo particular o estadual sobre el territorio de la Isla de Navaza o cualquiera de los atributos territoriales aquí establecidos.
VIII – RECHAZAMOS públicamente cualquier intervención o agresión, particular o estadual, sobre el territorio de la isla de Navaza o cualquiera de los atributos territoriales aquí establecidos.

IX – EXIGIMOS el respeto permanente de la soberanía nacional de Navaza en todas sus formas y manifestaciones por parte de todas las personas, pueblos, estados y naciones del mundo, evitando ingresar al territorio nacional sin el consentimiento de las autoridades públicas nacionales, así como el resarcimiento pleno y satisfactorio de todos y cada uno de los recursos renovables y no renovables extraídos del territorio nacional de Navaza en cualquier tiempo, desconociendo los legítimos títulos de soberanía del Pueblo de Navaza.
En constancia y fe de lo antes dicho y señalado, suscribimos estando presentes,

Varias firmas de nacionales colombianos debidamente acreditados
 
futurodolce@iol.it
Para más información